El Totalitarismo

totalitarismo

Difinición

De forma bastante simple, podemos definir el totalitarismo como un régimen político en el que un solo individuo domina todo el Estado, tomando para sí todos los tipos de poderes existentes. Totalitarismo era algo presente en el contexto de la posguerra, teniendo como sus máximas expresiones nazismo de Adolf Hitler en Alemania, el fascismo de Mussolini en Italia y el estalinismo de Josef Stalin en la Unión Soviética.

Característica del totalitarismo

La principal característica de un régimen totalitarista es la eliminación de cualquier oposición política. De esta forma, para los totalitaristas, la existencia de múltiples organizaciones partidistas perjudicaría el empeño de toda la nación hacia un objetivo en común. Por eso, hay la adopción de un sistema unipartidista.

En el contexto económico, la intervención del Estado es algo intrínseco a un régimen totalitarista: el gobierno procura enriquecerse más y más, colocando el mercado en segundo plano. De esta forma, el Estado asume el control de todos los bienes y fuentes de recursos existentes por medio de la administración de empresas estatales. También es preciso destacar el énfasis dado por los regímenes totalitaristas en la industria de base, bélica y de tecnología, sectores estratégicos en casos de eventuales conflictos armados.

Otra característica marcante del totalitarismo es la existencia de una política de intolerancia a cualquier manifestación contraria a sus formas de actuar. Durante los gobiernos instalados a lo largo del siglo XX, muchos ciudadanos eran presos, torturados, exiliados o incluso muertos a causa de sus ideologías políticas contrarias al régimen instalado. Los sistemas totalitaristas utilizaban la propaganda como principal instrumento de dominio ideológico de la población. Así, hacían uso de la historia de la nación y de las imágenes de héroes nacionales para despertar en las personas un sentimiento de patriotismo y orgullo.

Es importante resaltar que cada régimen totalitarista tuvo ciertas características peculiares. Además, podemos afirmar que, aunque el totalitarismo es algo difícil de ser aceptado en el mundo actual, predominantemente democrático, es posible localizar rastros del régimen en políticas adoptadas por muchos países.